INCLUIR EN EDUCACIÓN IMPLICA CAMBIAR LO QUE ENTENDEMOS POR ESCUELA

Cuando era pequeño jamás vi a un niño o a una niña en silla de ruedas en mi clase, recuerdo haber visto a alguno con órtesis , pero nunca imagine un niño o niña con Síndrome de Down en mi colegio, si bien yo dentro del Espectro Autista pude adquirir y desarrollar mis propias habilidades para no desentonar dentro de la orgánica de la escuela (en ese entonces muy militarizada, estricta y con instrucciones claras) tampoco noté ni vi este tipo de escuela de la que hoy estamos hablando.

EDUSEX

Cuando comenzó el debate inclusivo se vio primeramente como un tema de emparejar a nivel de las realidades socioeconómicas, pero a la larga se hizo presente un tema más fuerte, que incluir trasciende a mas situaciones de la vida que la socioeconómica, donde existe un argumento para excluir existe también una necesidad de inclusión, así como en 1960 en Estados Unidos la pequeña Ruby Bridges asistió a una escuela para blancos en un “PLAN DE INTEGRACIÓN” diseñado por el Estado y eso implicó que todos los padres sacaran a sus hijos del colegio y Ruby asistiera sola a ese colegio por un año completo así es que hoy debemos comprender la necesidad de que las personas diversas funcionalmente (PcD) puedan asistir a un aula regular, tengo certeza por mi experiencia personal y la que he podido observar en muchos lugares que un niño o niña que recibe herramientas adecuadas y adecuaciones basadas en su diferencia puede y podrá superar con éxito las diferentes exigencias del sistema educativo, pero un hecho esencial es que este niño, esta niña se sienta por sobretodo comprendido, acogido e incluido, es decir aceptado en su individualidad como uno más dentro del salón de clases. La invitación de este texto es a creer que las personas pueden, que las etiquetas diagnósticas, la falta de un sentido, la falta de movilidad no son un elemento que impida a estos alumnos llegar a una escuela regular, porque entonces ya no hablaremos de escuelas regulares sino que de escuelas inclusivas, la educación es un derecho no un favor, es algo que la constitución garantiza y no ve deficiencias, discapacidades, pobreza, etnias o subnormalidades, hoy es tiempo de crear una escuela inclusiva, una escuela inclusiva por todos, una escuela inclusiva para todos y así como Ruby Bridges tuvo esa oportunidad en que demostró que es posible educarnos juntos a pesar de nuestras diferencias espero nuestros hijos en la diversidad funcional tengan esa oportunidad de demostrarles que son capaces y que por cierto pueden ser un aporte en calidad y en valores a sus pares y educadores.

La Escuela Inclusiva no es una utopía, es una escuela real que se construye con todos.

Leonardo Farfán

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: