La cura para el Síndrome de Asperger por @Leocaracol

Sé que ya el título hará que muchos lean estas palabras con un prejuicio de indignación por hablar de “cura” otros tal vez con el interés de encontrar la respuesta a una situación que aqueja a su familia o a sí mismos. Así que parto con la expectativa de desde ya haberles defraudado con este simple comentario que haré a continuación.

Hace días tengo el deseo de escribir algo que espero se pueda transportar a este texto, todo nace porque como toda persona que vive con un diagnóstico que no es visible, vive bajo el juicio de personas que pueden creer o no creer en lo que tienes, evidentemente hay condiciones de las personas que se notan a simple vista, pero una persona que tiene un diagnóstico de Síndrome de Asperger, esta en una línea delgada de solo parecer alguien normal, pero raro. Yo he sido diagnosticado en mi adultez y muchas veces cuando interactúo, especialmente por escrito con las personas muchos que dicen saber sobre el tema intentan por esta vía dar un diagnóstico distinto y algunos me han dicho “tu no pareces Asperger porque te comunicas muy bien” (por chat o a veces twitter) otros han dicho que finjo o simplemente ofenden, debo asumir el dolor que causa el que no te crean.

Cómo le explicas a alguien que todo, absolutamente todo esta adentro, anoche estaba en una reunión con unos amigos, exponía mi psicóloga sobre el Asperger, sus características y  es muy distinto hablar con ella en la sesión cuando te explica las cosas a cuando empieza a hablar del “como son los Asperger”, porque es leerte detalle a detalle característica a característica, anoche lloré, tuve un retorno al duelo, una negación profunda del no poder ser como todos, “no quiero ser mas así” pensaba en mi interior, mientras movía mis dedos y me paraba, sólo quería salir por momentos, estaba incómodo porque describían mi vida y a pesar que es lo que comúnmente hago cuando doy una charla, oírlo a veces es mas duro, porque a la larga te transformas en “el asperger”.

Hablo de la “Cura del Asperger”, porque de verdad quisiera decirles que la hay, muchas personas me miran y me dicen “tu funcionas muy bien”, “tu no te notas”, pero las personas que me conocen en lo secreto, saben que si lo soy, porque a ellos si les comento mis angustias, mis ansiedades y aunque muchas veces me río de como soy y mi forma de pensar a veces, las cargo y lucho a diario, el desgaste de intentar actuar normalmente: saludar, despedirse, frustrarse, trabajar bajo presión, tocar, oler, sonidos, luces, etc. y hacerlos pasar como desapercibidos es inmenso, tratar de ser rápido para entender, tomar conciencia de que cara tienes e intentar cambiarla para que no piensen que estas enojado o molesto, son tantas cosas sobre las que uno intenta tener atención para no descuadrar “donde fueres has lo que vieres”…

El Asperger no es una enfermedad, así que debo contradecir a mi título diciendo que no puede tener cura (se que hay corrientes del pensamiento en torno a los TGD que si hablan de curas), si el Asperger fuera una enfermedad, yo debería reconocer que ante el resto de la gente “yo estoy curado”, yo veo los ojos de los padres y madres cuando me ven y les doy la mano y les miro a los ojos y saben que tengo lo mismo que sus hijos, Si,  lo mismo que su niño o niña que tiene crisis y se descompensa, no tiene amigos y parece mimado y todas esas cosas que le hacen pensar que su niño nunca funcionará en forma independiente y autónoma. Y ahí está el contraste, yo el adulto asperger parezco tan normal, ¿estaré curado de este Síndrome?.

De todo corazón quisiera decirles que Si, pero yo no he dejado de sentir angustia, de sentir ansiedad, de tener una baja autoestima, de llorar en las noches por a veces sentir la crueldad de la gente y porque muchas veces el ser inocente y generoso hace que muchas personas se acerquen por interés. Entonces ¿qué pasa conmigo?, si no estoy curado que hace que funcione dentro de los parámetros normales?, en esta parte debería llenarles de recuerdos de mi niñez llorada y triste con una madre que me cuido y protegió (pero solo se que pasó, no tengo esos recuerdos), recuerdos de personas que se dedicaron a aceptarme como era y me cuidaron en el colegio, tanto en primaria como en secundaria y en la Universidad, pero no tengo recuerdos específicos, pero si se que luché día a día por ser aceptado, por parecerme a todos, por encontrar por mi mismo las herramientas para calzar, haciendo cosas que nunca habría hecho, las hice, las oí, las toqué, las saboreé y me equivoqué muchas veces, muchas, pero de los errores obtuve respuestas que me enseñaron mas y mas de la vida, debo ser sincero que aún me cuesta aceptar que esa persona en el espejo soy yo, para mi no soy yo, yo siempre me he sentido un niño, vivo la vida entendiendo que poco a poco esto es el juego de ser feliz.

No sé si ya han descubierto mi cura, lo que me ha ido enseñando poco a poco a ser menos asperger ante los ojos de los demás sin dejar de tener asperger, esto ha sido el cuidado, el cariño, la atención de padres, de profesores, de gente que quiso ser mi amigo, mi amiga y me cuidó y me acompañó, me entendió como era y aún andan por aqui en mis páginas de redes sociales estando ahí, porque saben que no soy el que los buscará a cada instante, pero siguen ahí.

Debo sin lugar a duda decir, que el amor de mi pareja, mi luna, es sin lugar a dudas el pilar fundamental para poder dar pasos firmes y certeros a poder sacar mucho de mi, ella conoce y sabe cuanto puede amar una persona con asperger, ella es testigo privilegiada de mis abrazos perfectos y besos eternos, la menciono porque se que a veces es difícil sobrellervarme, que es difícil entender mi forma de pensar, de contestar y de actuar, ella me corrige con cariño, aunque hay días que se molesta porque agoto su paciencia.

La cura, no existe, la solución no es necesaria porque no es un problema que necesite resolverse, sólo decir que cuando hay amor, cuidado, paciencia, corrección con cariño, una respuesta lógica y con sentido, no por autoridad si no por razones profundas y válidas, se avanza a poder poco a poco ir descifrando un mundo que hace cosas que no entiendo y dice las palabras a veces incomprensibles.

Yo no estoy curado del Asperger, yo he sido preparado con Asperger para enfrentar el mundo y día a día voy aprendiendo como actuar, ahora que tengo 39 años sigo aprendiendo por el amor de quien está a mi lado y algunos amigos que son capaces de entender que pocas veces les abrazaré, tocaré o les contaré de mi.

Tengo 39 años, tengo síndrome de Asperger y si a veces no se me nota, es porque simplemente ha existido gente que me ha amado y me ama, y lo mejor es que yo también he aprendido a amar y dejarme amar.

Porque en mi vida he encontrado a muchos Amasperger =)firma leo

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: